Cuando los niños se hicieron mayores…

The Baltic Chain ( Photo: Wikimedia Commons ) ERR

Corría el verano de 1991. Era agosto y tres pequeños estados pertenecientes a la entonces maltrecha Unión Soviética, aprovecharon la oportunidad para declarar, oficialmente, su re independencia. Era la culminación de la llamada “Revolución Cantada“.

Estonia, Letonia y Lituania (en este orden precisamente) recuperaron la ansiada libertad que les fue quitada en 1941, cuando las batallas entre tropas soviéticas y alemanas dejaron a los tres pequeños países del Báltico bajo ocupación del primero.

Nadie creía que la estancia soviética duraría tanto, pero 50 años más tarde estos pueblos bálticos lograron deshacerse de la manta roja que les quitó la independencia.

Desde entonces, muchas cosas han cambiado. La mayoría para mejor. Estonia, Letonia y Lituania se han reintegrado al panorama internacional. En 2004 entraron a formar parte de la UE y la OTAN, lo que significó la culminación de la vuelta a lo que ellos veían como el Dorado.

“Lo que hemos conseguido durante estos veinte años los tres países bálticos es algo parecido a un milagro” reconocía el Primer Ministro lituano Andrius Kubilius, en una entrevista al canal público estonio.

Sin embargo, también ha habido sombras en este largo pero fructífero camino. Altos índices de corrupción, grandes dosis de influencia de las oligarquías económicas de los países y la importante crisis económica que afectó a los llamados tigres del Báltico.

Dicha recesión dejó (y sigue dejando) altos índices de desempleo y, lo que es más preocupante, una sangrienta diáspora de mano de obra y talento que obligará a estos países a echar mano de inmigrantes. Un echo que es especialmente preocupante en Letonia.

“Letonia no puede permitirse el lujo de seguir perdiendo tanta gente. El gobierno debe actuar cuanto antes, porque a los problemas ya existentes de falta de cohesión en la sociedad letona, se le unirá en el futuro más immediato, la necesidad de integrar a estos inmigrantes que necesita el país” explica Nils Muižnieks, director del Advanced Social and Political Research Institute de la Universidad de Letonia.

Aún así, la foto general de estos veinte años está bañada más en tintes de positivismo que no negativismo. Estonia, Letonia y Lituania se han deshecho de la ‘etiqueta comunista’, han recuperado su identidad propia y siguen abrazando todo aquello que huele a occidental.

Primero fue Estonia (20 de agosto), le siguió Letonia (21 del mismo mes) y lo culminó Lituania, que tuvo que esperar hasta el 6 de setiembre. Como acto central a la conmemoración de esta marcada fecha, Tallín alberga una conferencia en la que toman parte representates de los tres países protagonistas, además de sus vecinos nórdicos.

Hace veinte años los países del Báltico cantaron su camino a la re independencia. Dos décadas más tarde, estos volveran a alzar la voz, esta vez, para saborear lo conseguido y mirar juntos hacia el futuro. Los niños se han hecho mayores ya…

Anuncios

Publicado el agosto 20, 2011 en Estonia, Letonia, Lituania, Países Bálticos y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: